Bandera de la Ciudad de Buenos Aires

Kiosco de La Floresta y Locomotora La Porteña

Floresta: nombre dado por Ordenanza N° 26.607 B.M. 14.288

Historia de Vélez Sársfield
(sus comienzos en Floresta)

  Vélez Sársfield, un club auténticamente arraigado en lo más tradicional del oeste de Buenos Aires, nació un 1° de enero del año 1910, con un nombre largo y extraño: "Club Atlético Argentinos de Vélez Sársfield", como reza su prolija acta de fundación firmada por su presidente Luis Barredo y su secretario Alejandro Doldaín.

  Tres pibes fueron los inspiradores: Nicolás Martín Moreno y sus amigos Julio Guglielmone y Martín Portillo que lo acompañaron al primero en aquella tarde de lluvia cuando se refugiaron en el túnel de la Estación Vélez Sársfield (hoy Floresta) del Ferrocarril Oeste. Allí durante la charla, nació la gran idea. Posteriormente, en la casa de Antonio Marín se reunieron Placido Marín, Luis Barredo, Alejandro Doldaín, Adolfo Barredo, Nicolás Marín, Fidel Rodriguez, Martín Portillo, Vicente Pozo, Rodrigo de la Hoz y Julio Money, decidieron fundar una "Sociedad Sportiva". Luis Barredo Cobián resultó elegido como el primer presidente del flamante club que llegaría a ser orgullo del Fútbol Argentino.

Estación Vélez Sársfield, hoy llamada Floresta.
Antigua estación Vélez Sársfield, hoy llamada Floresta

  El peligroso cruce de la estación con la calle Bahía Blanca generó la construcción del túnel. La Estación Floresta había sido instalada precariamente como terminal del primer ferrocarril argentino, conducido por la máquina "La Porteña", que comenzó sus viajes entre Buenos Aires y el Pueblo de San José de Flores. En 1888 los directivos del Ferrocarril Oeste la denominaron Vélez Sársfield, en homenaje al gran Jurista argentino autor del Código Civil y del Código de Comercio, Dalmacio Vélez Sársfield. Así se llamó hasta 1910, cuando volvió a ser Floresta. Pero ya había dado origen al nombre de uno de los clubes de Barrio más progresistas.

  Llegó 1911 y las actividades del club estaban bastantes desordenadas. Las reuniones eran bastantes tumultuosas y administrativamente informales. Todos querían, esencialmente, jugar al fútbol, por eso se decidió el 8 de abril de aquel año reorganizar la comisión directiva. También se eligió la primera camiseta oficial, ya que para entonces se jugaba con una integralmente blanca: "Fue aprobado adoptar como uniforme una blusa blanca con cuellos puños punzó"

  El 3 de febrero de 1912 quedó acordado el cambio de los colores del uniforme. Dice el acta: " Serán desde la fecha camiseta azul marino y pantalón blanco. Mientras que a moción del señor Ferreras se resolvió que las blusas que el club usaba anteriormente servirán y quedarán de reserva para casos de urgencia.

  En 1913 la Federación obligó a usar un field de mayores dimensiones, por eso se firmó un contrato con Juan Martín Figallo, de dos años, por un terreno sobre la calle Escalada, más precisamente en Escalada y Chascomús. En la sesión del 7 de febrero se incorporaron diez nuevos socios quien se destaca José "Don Pepe" Amalfitani, quien posteriormente se convertiría en eje fundamental de la rápida evolución institucional. A mediados de año ingresaron los hermanos José y Roberto Forrester, integrantes de una familia que aportó otros tres futbolistas a la institución: Rodolfo, Alfredo y Alberto. En la asamblea del 23 de Noviembre se resolvió abreviar el nombre de la entidad que pasó a llamarse "Club Atlético Vélez Sársfield".

  En 1914 se comenzó a emplear la camiseta tricolor: roja, blanca y verde. Asimismo sugirió la posibilidad de alquilar un terreno mejor ubicado. La nueva cancha estaría situada en un lote de propiedad de Juan Vaccaro, del lado norte de la estación de Villa Luro, entre las calles Cortina, Bacacay, Victor Hugo y el arroyo Maldonado, que corría junto a la avenida Gaona en su traza primitiva, más conocida como Camino de Gauna.

  En 1915 Vélez Sársfield decidió incorporarse a la Asociación Argentina de Football, ya que la Federación había desaparecido, por lo que la competitividad de los torneos se hizo más dura y difícil. Corrían los tiempos en que Don Pepe Amalfitani comenzaría a trascender con sus propuestas y decisiones elaboradas con gran criterio. La noche del 14 de Marzo de 1916 se resolvió el uso definitivo de los nuevos colores: a rayas verticales, verdes y rojas apenas separadas por una línea blanca más fina.

  La importancia y el paulatino crecimiento de Vélez comenzó a hacerse evidente. Muchos clubes les solicitaban su cancha para disputar sus encuentros. La comisión designó a José Amalfitani y a Juan González como delegados ante la asociación.

  La gran Muralla: Así se llamó a la famosa defensa que jugó entre 1917 y 1919. Estaba compuesta por José Forrester, José Luis Boffi, Miguel Fontana, Juan Fontana, Acacio Caballero y Atilio Badaracco.

  En Diciembre de 1917, Vélez Sársfield jugó una histórica final por el ascenso contra Defensores de Belgrano, iba perdiendo 2 a 1 y el árbitro le concedió un penal sobre la hora, lo remató Badaracco, pero fue contenido a medias por el arquero Giacomeli. Según los testimonios, ambos linesman levantaron sus banderas, indicando que la pelota había entrado, pero el árbitro no dio el tanto e hizo seguir el juego. Poco tiempo después terminaba el partido con la derrota del equipo de Villa Luro.

  El 06 de octubre de 1919 Vélez decidió incorporarse a la nueva Asociación Amateurs de Futboll, alejándose de la Argentina, donde había sido objeto de malas decisiones en su contra.

  En 1920, la comisión directiva decidió realizar trabajos de ampliación en la cancha de Cortina y Bacacay. El 9 de diciembre se ratificaron las gestiones para ocupar un terreno comprendido entre las calles Schmidl, Basualdo, Guardia Nacional y Pizarro, por lo que el sueño de la cancha con tribunas ya empezaba a acariciarse.

  Finalmente en noviembre del año 1923 quedó terminada la gran tribuna de tablones de madera en la nueva cancha de Basualdo. La tribuna tenía el clásico techo inglés y cobijaba a los socios y directivos en sus gradas.

  El 16 de Marzo de 1924 se realizó la inauguración oficial del nuevo terreno en un partido con River Plate el cual fue un empate en dos tantos y se invitó a todas las autoridades de los clubes afiliados a la Asociación de Amateurs.

  La empresa Thyssen fue la encargada de construir la anhelada tribuna popular del lado este.

  En los años siguientes, Vélez siguió progresando institucionalmente: llegaron tribunas cabeceras, el primer partido nocturno en su cancha el viernes 7 de diciembre de 1928, y también la angustia ante la posibilidad del descenso. Por eso se contrató a Luis Martín Castellano, un profesor de Educación Física, amante del fútbol, quien según las estadísticas fue el primer técnico del fútbol Argentino. Castellano logró su cometido y Vélez permaneció en primera.
 

Fuente: Ilusión Fortinera



Recomendá este Artículo:
             

Un vínculo a esta página será enviado a la dirección de e-mail que ingrese
 


 
Volver
 

29 de Agosto
Día del Barrio de Floresta

39.474 hab.
 2.4 km2
16447,5 hab/km2

21.395 Mujeres
18.079 Hombres
(Datos julio 2001)

LIMITES

Av. Directorio,
 Portela, Cuenca, Av. Gaona Joaquín V. González, Juan Agustín García, Segurola, Mariano Acosta.